Mi amigo Robin

Antes de que comenzara esta semana de vacaciones me hice el firme propósito de conseguir un retrato decente de uno de los simpáticos petirrojos que visitan mi jardín hace tiempo. Es un pájaro muy fotogénico, con el naranja de su pecho y un fondo verde bien iluminado ya hay media foto, pero quería hacer algo un poco más “original” (tarea cada día más difícil). Como ha venido a diario, he tenido tiempo de ver cuales son sus lugares preferidos y cual era el sitio y la hora con la mejor luz. Después de varias sesiones en las que nos hemos conocido mutuamente y me ha aceptado a poco más de un par de metros sin hide ni red de camuflaje, decidí fabricarle un posadero distinto a ver si le gustaba, y la verdad es que no tuve que esperar mucho para que se pusiera donde yo quería.petirrojo
El posadero parece que le gustó, pero la magdalena creo que todavía más 😉

Robin

Ayer como era el día del trabajo decidí no trabajar nada de nada y me fui de excursión con la familia. Unos siete kilómetros desde la puerta de casa hasta La Alhambra, por unos caminos que merece la pena recorrer en un día primaveral como el que hacía. Al llegar, pudimos ver muy de cerca varios petirrojos que parece que están acostumbrados a la gente porque iban y venían sin asustarse mucho. No llevaba la cámara así que tiré de iPhone y conseguí retratar a uno a apenas un metro. El próximo día me llevo la réflex a ver si lo saco más favorecido…Robin