Praga

Hoy os sigo contando un poco de mi viaje de este verano por Alemania y República Checa. Después de la visita a Dresde y de pasar un día entretenido con los niños en Lubben, pusimos rumbo a Praga, otra de las ciudades que tenía muchas ganas de visitar. Nada más llegar y después de cambiar unos cuantos euros a coronas checas, nos dirigimos a los apartamentos que teníamos reservados para dejar las maletas y buscar un sitio para comer. Nos habían recomendado el U Fleku, y aunque en algunas guías pone que es muy turístico fuimos a ver que tal, y la verdad es que fue una decisión acertada. El sitio muy bonito, con un patio en el que se estaba muy a gusto y la cerveza artesana muy buena:cerveza-u-flekuPor la tarde nos dirigimos de ruta turística: puente de Carlos, zona del castillo, callejón del Oro, catedral de San Vito…como no, aproveché para echar un vistazo a las cosas más fotogénicas, para inmortalizarlas cuando la luz fuera la apropiada. Elegí, como no podía ser de otra manera la ribera del río Moldava, aunque la primera noche el cielo no estaba para tirar cohetes y no pude hacer gran cosa:catedral-de-pragaAl día siguiente, después de pasar todo el día de nuevo pateando el casco histórico tocaba volver a intentarlo a ver si había más suerte. En el famoso puente de Carlos no cabía un turista más, así que no era fácil sacar una foto limpia; después de algunos intentos conseguí que nadie se me parara justo delante:puente-de-carlosPero las fotos que yo quería ya las había hecho un rato antes; esta vez sí, alguien decidió que el momento se merecía unos cohetes:praga2praga3Sin duda es una ciudad bien bonita.

Crónica del taller de nocturna con Logan

El día después de un taller toca hacer balance de como ha ido todo. Siempre me pasa lo mismo, tengo una sensación extraña por no poder saber a ciencia cierta el grado de satisfacción de los asistentes. Normalmente se despiden de mí con una sonrisa y palabras de agradecimiento por lo aprendido, y muchos de ellos repiten en otros cursos que imparto, pero siempre me queda alguna duda de si he hecho todo bien. Este era un taller especial, con una compañía de lujo, uno de los mejores sin duda: Logan. La idea era que los asistentes ya hubieran tenido algún contacto con la fotografía nocturna y tuvieran los conceptos básicos claros, para centrarnos en los puntos más flojos y ayudarlos a mejorar. Sin duda todo un reto, que exigía poder aportar algo nuevo. Decidimos por tanto que la parte técnica debía tener un papel menos relevante, y que debíamos centrarnos en la parte compositiva, en el momento fotográfico y el mensaje a transmitir. Al encargarme yo de la parte técnica y tener menos de dos horas, tenía que esforzarme en hacer una síntesis y explicar en ese tiempo los conocimientos técnicos que un noctámbulo avanzado debe dominar, profundizando en conceptos como hiperfocal, histograma, temperatura de color o iluminación,  pero intentando no repetir lo que probablemente muchos ya han escuchado en algún otro taller o en internet, ni dar “recetas” o hablar de verdades absolutas. Dominar la técnica es fundamental para poder olvidarnos de ella y centrarnos en lo importante: hacer buenas fotos. Para eso había venido Juancho, para contarnos su manera de ver y trabajar, sin duda iba a merecer la pena acortar lo máximo mi ponencia para dejarle paso a él cuanto antes. Algunos de los asistentes no conocían su trabajo antes de asistir al taller, pero estoy seguro que se habrán quedado enganchados. Los que ya conocían sus fotos creo que ahora las van a apreciar mucho más y probablemente ahora las vean de otra forma. Yo que llevo viendo sus fotos tantos años, y he visto su evolución, no puedo más que quitarme el sombrero. Su charla estuvo sin duda a la altura de las circunstancias, de eso no tengo ninguna duda. Pero aún quedaba lo mejor, poner en práctica lo aprendido. Como he dicho, era un taller especial y la salida nocturna no podía ser de otra manera. Era el momento de sacar a los asistentes de su “zona de confort”. Muchas veces pienso que es absurdo alinear 15 o 20 trípodes para obtener todos la misma foto con unos centímetros de diferencia. ¿de quién es la foto?, ¿del que ilumina? ¿del que dice los parámetros que hay que poner? ¿del que le da al botón del disparador? Evidentemente a todos nos gusta hacer buenas fotos, para eso salimos de noche, pasamos frío y sueño, pero creo que es un error asistir a un taller con el objetivo de llevarte una imagen bonita a casa. A veces pensamos que lo importante es subir cuanto antes la foto a alguna red social y recibir muchos “me gusta”. Da igual si la foto es nuestra o simplemente está en nuestra tarjeta de memoria pero el que la ha trabajado es otro. Grave error. A un taller hay que ir a aprender, da igual si la foto al final sale bonita o no tan bonita. Podemos preguntarle a un gran escritor si escribe con pluma o a máquina, si es diestro o zurdo, incluso podríamos verlo escribiendo, pero si queremos ser escritores tenemos que escribir. Y leer. Mucho. Podemos pedir consejo al que ya ha escrito alguna novela, pero no esperar que nos enseñe escribiéndonos frases que después nosotros usemos como nuestras. Soy profesor y tengo claro que mis alumnos aprenden mucho más trabajando de forma autónoma que viendo como hago yo las cosas. Al principio les cuesta, y prefieren que sea yo el que resuelva los problemas en la pizarra para tener la libreta llena, pero lo malo es que de esta manera tendrían el cuaderno lleno de problemas perfectos, pero que no saben hacer.  Esto requiere un esfuerzo, nadie dijo que fuera fácil. Con esta idea hicimos la salida nocturna, con la intención de que fueran los asistentes los que aportaran ideas, discutieran entre ellos distintas opciones, probaran iluminaciones y se equivocaran una y otra vez hasta dar con la solución …o no, pero el esfuerzo seguro que les ha merecido la pena. Hay quien paga por ir de cacería y que le pongan la presa a tiro, disparar y llevarse el trofeo para mostrarlo a los amigos. Yo a eso, si fuera cazador, que no lo soy, no le vería ninguna gracia.

Pensar una imagen, madurarla y darle un porqué. Aprender a planificar antes de disparar. Darle un sentido a nuestras fotografías. Espero que lo hayamos conseguido.           Gracias Juancho, eres grande.

Dicen que detrás de un gran hombre hay una gran mujer… en este caso es totalmente cierto, gracias Daniela por compartir el fin de semana con nosotros! Gracias de nuevo a los dos!

_MG_2605_2thComo yo me centré en la parte técnica, me dediqué a probar un cacharrillo nuevo con el que se pueden hacer cosillas resultonas como esta…